328,215 discapacitados irán a las urnas


En el proceso electoral participarán personas ciegas, sordas, parapléjicas, con amputaciones, a quienes se prevé facilitar el derecho a elegir a sus gobernantes.

Un total de 328,215 personas con algún tipo de discapacidad han sido registradas en el padrón electoral para los comicios del 28 de febrero, así lo confirmó la magistrada presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Dora Martínez, a Diario El Salvador.

«El padrón es de 5 millones de personas aproximadamente, pero solo las personas discapacitadas es este monto, 328,215. La manera en la que el tribunal está asegurando la participación de las personas discapacitadas es que se está trabajando en una campaña masiva para que todas las personas voten, incluye lenguaje de señas salvadoreñas y subtítulos para que el mensaje pueda llegar a la población y pueda ser entendible por estas personas».

Dora Martínez, magistrada presidenta del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

El pasado 1 de enero entró en vigor la Ley de Inclusión de las Personas con Discapacidad que, según su artículo 1, tiene por objeto «reconocer, proteger y garantizar el ejercicio y disfrute pleno de los derechos de las personas con discapacidad en igualdad de condiciones», en este sentido, toda persona con discapacidad siempre que su estado intelectual se lo permita, podrá ejercer su derecho al voto.

«Siempre hemos respetado esa inclusión y le hemos dado el valor que la ley dice. Para el caso, el beneficio para las personas es que deben adecuarse las instalaciones y el acceso en el proceso de votación, tanto para la gente del sufragio activo como pasivo. En los centros de votación van a haber rampas, en los casos donde no haya, tenemos que construirla», explicó Martínez.

En el caso de las personas ciegas habrá tres formas para que puedan votar: la primera es la asistida por un acompañante, la segunda asistida por un miembro de la JRV, y la tercera a través del sistema braille.

«Yo siempre he usado el tiflológico, siempre lo he usado porque como persona con discapacidad tienes derecho y nadie te puede manipular, ni la familia, ni los que están en la junta electoral te puede inducir por quién votar», comentó Vilma Deras, quien padece ceguera desde hace nueve años.

Deras asegura que es importante que, a pesar de existir un instructivo sobre la atención a personas discapacitadas, el TSE debe garantizar que este se cumpla, sobre todo en el área rural, pues por experiencia propia, afirma que se le ha dificultado en años anteriores el desplazamiento al interior del centro de votación.

«En la parte urbana siempre existe un poco más de consideración, pero en la parte rural no, a veces por la misma ignorancia de no saber cómo tratar a una persona se está en aquello de ‘yo llegué primero’ y no se nos da prioridad. Considero que el lugar para las personas con discapacidad debe estar en la entrada, donde le sea fácil votar. Debería haber una urna específica para personas con discapacidad», expresó Deras, quien habita en el municipio de San Pablo Tacachico, en La Libertad.

En cuanto a la asistencia a personas sordas, la JRV respectiva deberá establecer una entrevista de manera que facilite la comunicación natural y viéndole siempre de frente. De acuerdo con el instructivo del TSE, en todo momento se deberá garantizar las medidas de bioseguridad para evitar riesgos de contagios por la COVID-19, por lo que cualquier integrante de JRV cuando se presente una persona sorda deberá hacerlo manteniendo la distancia física y deberá de forma provisional y excepcionalmente, retirarse la mascarilla a fin de facilitar la visibilidad y lectura de labios.

A fin de garantizar todo este proceso, el ente colegiado está en el proceso de actualizar la guía que describe el procedimiento de atención para este sector de la población, con el fin de darlo a conocer a los miembros de las JRV que ya han iniciado la etapa de capacitación previo al día cero.

«Hemos contratado a 15 personas discapacitadas en calidad de facilitadores, ¿qué venimos a hacer con eso? Que ellos se empapen bien cómo es el proceso y ellos van a replicar a estas personas (JRV) y ellos mismos van a dar observaciones al instructivo, si algo que en las elecciones anteriores no se cubrió, para poder cubrirlo en estas», dijo la magistrada del TSE.

Respecto a lo anterior, Deras dijo que participará en el proceso electoral de este año y sus expectativas entorno a la actividad es que se dé la debida atención al sector que ella pertenece, y para hacerlo sin dificultades. «El derecho como ciudadano uno siempre lo ejerce, pero creo que debería haber un espacio para el sector ciego o la persona con discapacidad. Debe existir una urna específica para ese sector, debe haber algo exclusivo para nosotros», puntualizó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *